¿Entrando tarde al juego?

  • URL copiada al portapapeles

Mucha gente ha dejado de ver televisión, especialmente programas que son definidos por horarios fijos. Las personas ya no le dedican tantas horas como antes a Televisa, TV Azteca y demás cadenas nacionales y locales.

El entretenimiento visual de la sociedad mexicana está ahora en Internet y, especialmente, en servicios de streaming. De ahí que plataformas como Netflix, Amazon, YouTube, DisneyPlus y Twitch se han vuelto tan populares.

En este nuevo entorno digital, Grupo Televisa y Univisión están buscando entrar a la cancha del video por demanda, quizá ya un poco tarde. Pero al menos lo están intentando y hay que tomar en cuenta que —aunque veteranos en la industria— son jugadores de alto nivel todavía.

El incontrolable virus que azota al mundo los ha terminado de convencer para unirse y crear una nueva empresa. En palabras del mismo Emilio Azcárraga, jerarca de Televisa: “El año pasado, el triste episodio de la pandemia de Covid-19 nos hizo ver el gran gusto que las audiencias tienen por nuestros contenidos”.

"Estamos creando, junto con Univision y otros socios estratégicos, una nueva empresa que se posicionará en la esfera global como la más importante de medios en español”, añadió.

El nuevo conglomerado combinará los activos de Televisa (en la parte de contenidos) con la operación de Univision. Su mercado potencial meta es de 600 millones de personas que hablan ese idioma, de los cuales 128 millones son mexicanos y 61 millones son hispanos que viven en Estados Unidos.

La librería de series, programas y especiales que poseen ambas empresas les permitirá ofrecer hasta 300 mil horas de programación, señalan analistas. A esto se suma la oferta de producción de Televisa que el año pasado generó más de 86 mil horas de contenidos de entretenimiento, deporte, noticieros y eventos especiales.

"Tenemos la biblioteca de contenidos en español más grande del mundo. Tenemos también la capacidad de producción para expandir la producción de contenidos. Eso es una gran oportunidad”, informó Alfonso de Angoitia, presidente del Consejo de Administración de la nueva empresa.

La relación entre ambas empresas de televisión data de muchos años y se ha caracterizado por “matrimonios y rompimientos” continuos en el terreno de los negocios. Hoy, a raíz del crecimiento del streaming por Internet, decidieron ahora fusionarse.

El cambio más importante será sin duda para Televisa, una empresa que a través de los años manejó su operación con base en una combinación de estrategia comercial (publicidad) y de relaciones políticas (convenios y financiamiento gubernamental). 

De ahí que su visión de negocio incluyera un intenso cabildeo y un manejo de relaciones públicas constante. Televisa definió por muchos años la agenda de opinión pública en casi todo el territorio mexicano y sus programas fueron referente cultural de pensamiento y comportamiento social que incluso trascendió al resto de América Latina.

Hoy los tiempos son otros. El entretenimiento y los elementos de referencia e influencia social son definidos por nuevos jugadores, más jóvenes y versátiles. Televisa y Univisión tienen ya, sin duda, una fuerte competencia.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles